Emil Alzamora escultura americana

Emil Alzamora, escultura americana

Cerámica y metal

El escultor peruano Emil Alzamora nacido a finales de los años 70 emigró a los Estados Unidos con apenas dos años de edad. Criado en una familia de artistas en Boca Grande, Florida, aprendería a trabajar la arcilla antes que hablar. Actualmente en su estudio en Nueva York trabaja materiales tan opuestos como la cerámica o el acero con un éxito notable; sus piezas han sido reseñadas por el diario estadounidense The New York Times y expuestas en todo el planeta.

Este mes Emil Alzamora nos regala unos minutos de su tiempo y nos abre las puertas del arte para que echemos un vistazo a su potente obra.

Emil Alzamora

-Llama la atención la cantidad de exposiciones que llevas y ¡lo joven que eres! ¿Cuándo supiste que querías ser escultor?

-Empecé a pintar cuando era muy pequeño, mi madre y mi abuela tenían un estudio de cerámica, ¡unas verdaderas trabajadoras del arte! Me crié a su lado jugando con arcilla cuando no estaba pintando. Tomé mi primera clase de escultura a los 19 años cuando ingresé a la universidad y me fascinó. Al tiempo horneé una pequeña figura de bronce y quedé atrapado para siempre. Diría que fue el punto de inflexión entre el 2D y el 3D. Si bien aún trabajo la acuarela de vez en cuando, la escultura es lo que más me llena.

Emil Alzamora escultura

-¿Recuerdas tu primera exposición?

-Mi primera exposición en solitario fue en el año 2002 en Peekskill, New York, a unos 30 minutos al sur de donde vivo actualmente. El titulo del Solo fue Desfragmentación, en alusión al proceso que llevan a cabo las Pc’s para optimizar sus recursos y mejorar así su funcionamiento. Fue una confinación de dibujos y esculturas en madera, bronce y yeso.

Peekskill

-¿Y tu primera venta?

-Tengo que confesar que no recuerdo la primera pero creería que fue en séptimo grado. Me recuerdo ganando una Nintendo en un concurso de dibujo cuyo motivo era: “Come sano y deporte para tus huesos”. Después de aquello estuve sin pintar un par de años y sin hacer ejercicio… ¡un poco más!

-¿La escuela de arte fue una experiencia positiva?

-Para mí, la formación universitaria fue una experiencia más que positiva. Me encantó ir a mi escuela, era gigante, ¡cerca de 30.000 estudiantes! Podías encontrar gente de ciencias o humanística. El programa de estudios era excelente pero un poco avant-garde para mi gusto.

En mi caso quería aprender los fundamentos de la escultura pero en ese aspecto era un poco flojo. Tenías que hacer tu propio camino y era frustrante, ¡demasiadas pruebas y errores! Pero ahora, mirando hacia atrás me doy cuenta que fue lo mejor que me podía pasar, aprendí a ser independiente y a experimentar, artísticamente hablando. Pero quizás, lo mejor fue entender como el arte ha sido una constante a través de la historia de la humanidad en todos los niveles. Al fin y al cabo esto es más importante que aprender a construir un armazón de una estatua.

-Tengo la impresión de que la mayoría de tus trabajos tienen un mensaje interno de protesta social, como por ejemplo: Toxiconomist, Plank o quizás Centaur ¿Construyes tus obras a partir de un sentimiento, o la pieza, a medida que va creciendo te va diciendo hacia dónde ir?

-Buena pregunta. Parte de mi trabajo tiene una carga política pero también me muevo en terreno espiritual y emocional. Las esculturas que mencionas están más orientadas a lo social. Creo sinceramente que el arte tiene la habilidad de comunicar ideas, conceptos o plantear problemas y ofrecer una mirada diferente y clara. El mensaje nace en el sketchbook, me siento y comienzo a dibujar al estilo “flujo de conciencia”, hasta ahí no sé muy bien qué estoy haciendo e incluso cuando estoy completamente sumergido en la hoja tampoco lo sé. Es muy difícil que en una obra comulguen lo político, social y espiritual. Diría que los mejores resultados llegan sin grandes esfuerzos conscientes, la confianza y la fe son los componentes más importantes… ¡tener fe en que el mensaje surgirá del caos!

-En cuanto a lo estético Built for Running recuerda a las Venus Figurines, esas estatuas prehistóricas con más de 30.000 años de antigüedad. ¿Nos contarías su significado?

-De hecho me inspiré en las Venus Figurines, son fascinantes, estética y conceptualmente. Comparemos lo que las formas de esas esculturas prehistóricas representan hoy en día: pereza, sedentarismo y todos los problemas de salud relacionados con la obesidad. Es irónico como nuestros ancestros consideraban la voluptuosidad como signo de fertilidad y abundancia, algo a lo que aspirar, y en nuestra época, como dije antes, se ve como un problema. Built for Running alude a nuestro paso por este planeta y nuestra huella cada vez más pesada en él.

-Si tuvieras la oportunidad de hablar con un artista de cualquier época, ¿cuál sería y qué le preguntarías?

-Mnnn… He considerado todos los artistas vivos y muertos de todos los tiempos que he podido y diría que es Jeff Koons, ¿qué le preguntaría…? Pues, ¿cómo lo haces? Y no me refiero a una cuestión filosófica, espiritual o técnica sino a esa maestría comercial y a esa ejecución artística épica sin precedentes en la historia de la humanidad. Repito, no se trata de inspiración o iluminación artística sino de cómo es capaz de moverse con éxito en una sociedad tan complicada sin comprometer su integridad como artista.

-Trabajas con materiales tan fuertes como el acero y también con otros tan delicados como la cerámica. Si tuvieras que elegir ¿cuál sería y por qué?

-Por lo general los materiales son elegidos para respaldar el concepto de la pieza. EL bronce es un material que seduce y de apariencia solida pero no siempre es lo ideal. Lo que elijas puede mejorar exponencialmente el impacto de la obra. Tengo esto muy presente a la hora de comenzar un trabajo y siempre estoy buscando nuevas formas de llevar a cabo mis ideas.

Emil Alzamora metal

-Naciste en Perú y te criaste en los EE.UU. ¿Sientes algún tipo de influencia artística de ese hermoso país sudamericano?

-Creo que la solidez y excelencia de sus trabajos en piedra me han marcado. Mi familia trabaja con alpaca y otros materiales de Perú pero debo decir que me siento más influenciado por Europa y EE.UU. con un toque de la simplicidad asiática. Me considero un ciudadano del mundo sin una raíz única, simplemente un ser humano. Creo que así se debe encarar el futuro.

-Llegado el momento, si tu hijo te planteara dedicarse al arte, ¿qué consejo le darías?

-¡Jaja! La hija de mi mujer tiene 15 años y está mostrando interés por la música, ¡que persiga la felicidad! Nada garantiza seguridad económica, pero ten la certeza que eligiendo lo que te gusta te sentirás completo. El verdadero reto es hacer dinero con tu pasión.
La vida es un regalo hermoso pero breve y fugaz, estamos aquí para disfrutar del universo y ¡gozar en su nombre!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.