Bienvenido a 1984/2020: Punk en el frente occidental

La filosofía Do It Yourself del movimiento punk, nacido a finales de los años 70, atrajo a muchos artistas que buscaban una mayor independencia creativa, así como una comunidad energizante. Durante años, la música punk rock refutó el adagio de su muerte y siguió desarrollándose al margen tanto de la música convencional como del arte contemporáneo. La exposición “Welcome to 1984//2020: Punk on the Western Front’ mantiene vivo el espíritu de rebeldía “presentando el fenómeno generacional intemporal de la cultura punk a través de su estilo de arte visual, los momentos de su historia musical, la moda desordenada y las ideologías anticonformistas”. 1984//2020 es una exploración conceptual de la yuxtaposición en la realidad orwelliana de 1984, con sus innegables similitudes con nuestro actual clima 2020 de opresión estatal socioeconómica, bloqueo político polarizante y erosión de nuestras libertades civiles”.

Matthew Kadi es fotógrafo, videógrafo, diseñador, ávido baterista de los seminales Monster Squad (entre otras grandes bandas de punk) y una de las figuras pilares de nuestra actual escena punk californiana.

¿Cuándo empezaste a “hacer” y en qué momento tu trabajo empezó a definirse por la estética punk? ¿Hay alguna influencia anterior que siga destacando hoy en día?

El arte comenzó muy pronto en la escuela primaria, con un cuaderno de bocetos y un lápiz, ofreciendo mi visión de los dibujos de los cómics y copiando el arte de los álbumes. Una vez que escuché el punk a los 13 o 14 años, naturalmente empecé a dibujar temas con “aspecto punk”. Dejé el lápiz y el bolígrafo en el instituto y descubrí una cámara y empecé a documentar nuestra vida punk adolescente en Vacaville y los espectáculos lo mejor que pude. No llevaba mi cámara a todas partes en ese momento (algo de lo que me arrepiento enormemente) y me perdí de documentar algunos espectáculos increíbles a finales de los 90 y principios de los 00 como resultado. Supongo que una parte de ello fue el coste de la película/el revelado y el hecho de que no tuviera dinero.

Como joven Matt, mis profesores de arte (Wendy Brasher: arte en general y Tom Ray: fotografía) fueron mis influencias. Naturalmente, las fotos de los álbumes se filtraron en mi cerebro y quise crear fotos como ellas. Una de las que me viene a la mente es la foto de la portada de Confuse – Nuclear Addicts. No es nada del otro mundo, pero me inspiró a capturar a más chicos con el pelo alborotado, que en ese momento éramos yo y mis amigos.

A medida que aumentaba mi asistencia a los espectáculos, me decía: “¿quiénes son esos dos tipos mayores que siempre veo?”. – Murray Bowles y Larry Wolfley. Recuerdo que en muchos espectáculos los veía en mi visión periférica y tomaba notas mentales. Sólo para darme cuenta más tarde de que había estado mirando algunos de sus trabajos durante años en álbumes.

Como fotógrafo, ¿qué tiene la cultura punk que hace que sea tan importante captarla y comunicarla al público en general?

Mi profesor de fotografía en el instituto, Tom Ray, fue la primera persona que me dijo que “tú y tus amigos sois únicos y vivís una vida interesante. Deberías aprovecharlo”. De adolescente no lo entendí del todo. Para mí, nuestro estilo de vida era normal, así que no puse énfasis en documentarnos a todos. Mirando hacia atrás, disparé más de lo que pensaba. De lo cual estoy orgullosa.

Siempre me complace desmitificar cualquier tabú negativo sobre la cultura punk para la gente que sólo conoce el punk como un lugar violento y enfadado en el que el aspecto, la ropa, etc. es todo lo que es. Nunca creé música o arte punk para beneficiar al público en general, pero más tarde reconocí que mi arte puede ayudar a elevar el punk a un lugar positivo y ayudar a influir en los jóvenes que se introducen en la escena en una dirección positiva. Al fin y al cabo, influir en la juventud de forma positiva es de lo que se trata.

En su opinión, ¿cómo ha influido la tecnología tanto en el punk como subcultura como en su propia práctica?

Podemos grabar un álbum en mi habitación con un teléfono, evitar la distribución física con una variedad de plataformas online y compartirlo con el mundo en un solo día. Podemos fotografiar un espectáculo, y compartir dichas fotos con el antes de llegar a casa de dicho espectáculo. Ahora bien, creo que la satisfacción inmediata es un problema en cualquier escena y prefiero no compartir todas las fotos del espectáculo de anoche (en la mayoría de los casos). Lo mismo ocurre con la música. Si compro un LP online y recibo inmediatamente un código de descarga en mi correo electrónico, lo ignoro. Esperar a soltar la aguja del disco tiene su valor. Tendrás una relación más profunda con ese disco si esperas a que aparezca en los correos frente a poner inmediatamente los mp3. Entiendo que hay muchos aspectos positivos en los cambios de la tecnología y cómo ha cambiado la cultura punk. Toma un poco para valorar la paciencia. Merece la pena.

los cambios de la tecnología y cómo ha cambiado la cultura punk

Edward Colver es, en definitiva, el fotógrafo más importante en la historia de la floreciente escena punk del sur de California a principios de los años 80, documentando y dando a luz sin ayuda a los iconos punk del siglo XX con sus fotografías, capturando el estilo de vida, la moda, el arte y los espectáculos musicales de Los Ángeles. Su trabajo apareció ampliamente en la película y el libro “American Hardcore” y en más de 500 portadas de discos, algunas de las cuales son las más reconocibles de la historia de la música rock. El talento de Edward para producir obras de ensamblaje dadaístas y surrealistas rara vez se ve a la vista del público. Esta exposición revela una colección de sus fotografías favoritas nunca publicadas, llevando al espectador al núcleo animado de la historia del punk americano tal y como se creó.

revela una colección de sus fotografías favoritas nunca publicadas

es el surrealista punk por excelencia

Winston Smith es el surrealista punk por excelencia, artista del montaje y diseñador más conocido por crear el icónico logotipo y las ilustraciones de los Dead Kennedys. Ha realizado más de 50 portadas de discos y es conocido por su trabajo con Green Day y publicaciones como The New Yorker, Playboy, Spin Magazine y muchas más. Su intrincado trabajo de collage, impregnado de temas que invitan a la reflexión y la ironía, se realiza a menudo utilizando revistas y fotografías antiguas. Winston ha publicado varios libros con sus colecciones de collages y crea constantemente composiciones nuevas, potentes y originales.

¿Cuándo empezó a hacer y en qué momento su obra empezó a definirse por la estética punk? ¿Hay alguna influencia anterior que siga destacando hoy en día?

Antes de la guerra, mi madre estudió arte en el Instituto de Arte de Chicago a finales de los años treinta.  Era una pintora y escultora de gran talento. Así que de niña, en los años 50, nuestra casa estaba llena de libros de arte de todo tipo: arte del Renacimiento, arte clásico, arte de los siglos XVIII y XIX, etc.  Nunca me interesó mucho lo que pasaba por “arte moderno”.  Pero ahora sí, ya que hay muchos artistas creativos que han superado las expectativas de nuestros antepasados artísticos.

Así que al estar rodeada de toda esta imaginería inspiradora, no pude evitar aprender por ósmosis -en realidad nunca tomé ninguna clase de arte seria (excepto las pocas que suspendí totalmente, ya que soy en su mayoría disléxica y no puedo lidiar con los esfuerzos de procedimiento que se requieren para lidiar con la trementina, el aceite de linaza, el estiramiento del lienzo y las pinturas al óleo, etc.) Por supuesto, la mejor parte de ser “autodidacta” es que nadie puede decirte que lo estás haciendo mal, ya que es tu propio y personal estilo.

Después de estudiar el arte clásico del Renacimiento en Italia a finales de los 60 y mediados de los 70, volví a Estados Unidos y sufrí un profundo choque cultural.  En esos 6 ó 7 años que estuve ausente volví a una sociedad completamente cambiada.  Se habían producido cambios políticos y sociales de los que no sabía nada y que me resultaban imposibles de comprender.  No estar bajo el constante goteo de adoctrinamiento televisivo 24/7 y de la máquina de propaganda dominante fue liberador, pero también acabó siendo un factor limitante para no estar “al tanto” y al día.  En algún momento decidí que no valía la pena el esfuerzo de tratar de estar al día y simplemente me autoexilié.

Durante años, viví en una cabaña remota en el bosque, aislada de la mayor parte de lo que pasa por la civilización.  Sin electricidad, sin teléfono, sin carretera por el cañón, sólo lámparas de queroseno y una vieja estufa de leña.  Muy rústico.  Pero muy bueno si anhelas la soledad y la concentración.  Creo que ese tipo de ambiente es bueno para la concentración.  (Ahora vivo en el corazón de San Francisco, que es todo lo contrario a mi vida anterior.  Pero soy de Géminis, así que quizá encaje de algún modo).  Antes de mudarme a las colinas, fui ayudante de muchas bandas de rock de San Francisco, justo cuando el Punk Rock estaba asomando su fea cabeza en 1976-77.   Fue durante esa época cuando empecé a hacer carteles y folletos de grupos, sobre todo para mis grupos punk imaginarios que no existían.  Como no conocía a mucha gente de la escena en aquella época, me inventaba unas cuantas bandas y las pegaba por toda la ciudad y, poco a poco, las bandas reales las veían y me pedían que hiciera carteles para sus grupos.  Era mi propio intento de autopromoción desvergonzada, pero parecía funcionar.  Por aquel entonces, a finales de los 70, era voluntario en un grupo llamado Rock Against Racism.  Hacíamos fanzines y organizábamos espectáculos con bandas punk locales.  Una amiga mía me decía que debía conocer a su amigo Biafra, que tenía una banda alocada.  Cuando por fin me puso su 45 “California Über Ales”, me di cuenta de que la música y las letras de Biafra iban un paso por delante de lo que se consideraba “música” en aquella época, y desde entonces nos convertimos en “socios en el crimen”, por así decirlo.

En cuanto a mis primeras influencias, las obras de Leonardo fueron probablemente las que más me impactaron.  Creo que, como niño creativo (pero insoportable), me sentí atraído por esos extravagantes bocetos de ballestas gigantes, ametralladoras giratorias, helicópteros, máquinas voladoras, etc. A todos los niños les fascinan esos artilugios.  Pero fue más tarde cuando empecé a apreciar las obras de arte de Da Vinci, sus ideas y sus increíbles habilidades. Siempre he creído que Leonardo fue probablemente el primer surrealista.  En su tratado sobre la pintura (escrito a finales del siglo XIV), escribió sobre cómo dejar que la inspiración llegue de forma natural, y dijo que si al artista no se le ocurre nada como tema para una obra, basta con descansar los ojos y mirar una pared vieja y manchada.  (Estoy parafraseando) “Y pronto surgirán imágenes de la textura de la superficie de la pared que se asemejarán a rostros y figuras e incluso a bestias fantasiosas como dragones, etc.”  Así que creo que Leonardo estaba diciendo a los artistas que dejaran aflorar su subconsciente.  Y esto fue siglos antes de los estudios de Freud o Jung o de las ideas del surrealismo como forma de acceder a la mente subconsciente.

Teniendo en cuenta el clima sociopolítico, y una cultura de consumo aún imperante, ¿cómo ha evolucionado el Punk como concepto subversivo entre 1984 y 2020? ¿Qué cree que vendrá después?

Me parece que la inmediatez y la intensidad de la cultura punk underground se ha mantenido en una comunidad duradera, una comunidad global, que ha perdurado mucho más tiempo que, por ejemplo, la cultura freak (o “hippie”) que la precedió, y que se hundió después de que los desafíos sociales y políticos la hicieran caer en picado durante los primeros años de la década de 1970. El punk llevaba años incubándose en el fondo, bajo la superficie.  Nunca se vio, pero siempre estuvo ahí. Una vez que emergió con toda su fuerza a mediados de los 70, ya no hubo vuelta atrás.  Después de más de 40 años parece ser un elemento sólido y permanente en la cultura musical, teatral y artística del mundo occidental.

No estoy tan seguro de lo que nos deparará el futuro. Si tuviera una bola de cristal diría que en los próximos diez o veinte años la gente probablemente se perseguirá por Market Street, azotándose con cadenas. Y así seguirá en todas partes hasta que todos los planetas se alineen y los polos magnéticos de la Tierra se inviertan, lo que dará lugar a una nueva Edad de Hielo y el sol se convierta en una nova.

Teniendo en cuenta que el collage cortado a mano es un medio fácilmente accesible pero relativamente oscuro en el arte moderno, ¿cómo ha evolucionado la aplicación de la tecnología en su propia práctica?

Es curioso. El collage cortado a mano pareció pasar de moda como actividad artística una vez que se hizo realidad la posibilidad del montaje digital. En mi caso, soy un analfabeto informático en un 99%, así que el encanto de la alta tecnología está más o menos perdido para mí. Apenas puedo responder a los correos electrónicos, pero no sé cómo trabajar con Face Book, Twitter o cualquier otra red social. Pero sí puedo trabajar con los mensajes de texto. Y puedo publicar fotos en Instagram (pero nunca veo los DMs, no tengo remedio). Aunque el hecho de que pueda enviar textos me hace sentir como un intelectual supremo.  Pero bueno, me impresiono fácilmente.

el collage cortado a mano es un medio fácilmente accesible

Craig Vincent, también conocido como DNGRCT, es un artista punk multidisciplinar y músico de Nueva Jersey, ahora afincado en Oakland. Es el creador/co-curador del concepto de exposición de arte 1984//2020 y miembro fundador de Destroy Art Inc.

Craig Vincent collage

Siendo el creador del concepto 1984//2020, en tu opinión, ¿cómo ha evolucionado el Punk como cultura subversiva entre 1984 y 2020? ¿Qué ve después?

Quería hacer una exposición de arte punk intergeneracional y jugar con las similitudes entre estos dos años icónicos 1984 y 2020 como tema suelto. El punk ha crecido y prosperado muy bien entre una comunidad underground internacional desde sus inicios a mediados de los setenta. El punk tiene sus raíces en una base de inclusividad de talla única, de feroz autoexpresión/independencia y de protesta antiautoritaria. Aunque el punk se ha convertido definitivamente en la corriente principal (hace mucho tiempo), todavía sobrevive como una fuerza legítima a tener en cuenta en los arenosos y sudorosos circuitos underground internacionales en los que nació. Asistí a la marcha de las mujeres en DC en 2106 cuando Trump fue elegido y vi y escuché a toda esta gente “normal” cantando en protesta “NO WAR, NO KKK, NO FASCIST USA ” que es de una canción del MDC de 1980.  Esto me sorprendió, ya que la mayoría de estas personas no parecían conocer el origen de esta frase y finalmente validó mis sentimientos reprimidos de rebelión punk rock y el statu quo rompiendo la influencia de la corriente principal de una manera positiva.

Hoy en día la realidad orwelliana de la narrativa de 1984 está mucho más cerca del Mundo Feliz de Huxley en mi opinión. Internet se ha convertido en el opio de las masas. Son esos mismos trolls totalitarios del siglo XX los que asoman en el código fuente de hoy, demonios en los detalles, robando datos. Yo sólo era un niño en los años 80, pero la gente parecía en general mucho más inconsciente de lo que ocurría en el mundo. Entonces había muy pocas fuentes de información en los medios de comunicación, un concepto extraño en la era de la información, pero lo que quiero decir es que si salía en el periódico o en las noticias de las 6, se creía que era verdad. No se cuestionaba lo que se publicaba o emitía. Parecía haber una confianza mucho más honesta en el sistema de gobierno. Después del 11 de septiembre perdimos todas nuestras libertades civiles con la Ley Patriótica. Es realmente una canción punk de “realidad de pesadilla” hecha realidad: la libertad desaparecida.

Lo que veo venir es un posible funeral distópico y nuclear en un mundo mutado y mecanizado como resultado legítimo de nuestro escandaloso experimento en el capitalismo. Sinceramente, no parece que el capitalismo funcione para todo el mundo -¿comprueba la situación actual con los que tienen y los que no tienen? Hoy, la antigua “guerra fría” de antaño corre por la calle envuelta en llamas. Estamos atascados en este ciclo de guerra interminable con misiles cayendo en países ya volátiles y con drones robot soldados haciendo la matanza también – ¡ni siquiera me hagas empezar!

Lo que espero seriamente es que podamos aplastar este futuro distópico es un cambio abrumador para elegir ser más positivo e inclusivo y encontrar algo de unión como especie. Tenemos que deshacernos de estos cerdos que sólo pescan votos y engordan con la guerra y el sufrimiento.

Tu obra expuesta en 1984//2020 es una amplia gama de medios, todos ellos dentro de una estética underground diversa. ¿Cómo ha evolucionado tu práctica artística a lo largo del tiempo y qué temas visuales recurrentes de la cultura punk utilizas?

Para mí se trata más bien de los recursos que tengo delante de mí cuando hago arte. El medio está mucho más dictado por el concepto, que siempre evoluciona en tiempo real cuando hago mi obra. Rara vez hago bocetos sobre el “lienzo en blanco” y sólo trabajo según lo que siento.

La primera vez que me di cuenta de que podía hacer todo el trabajo artístico yo mismo fue al maquetar mi primer disco que publiqué en mi propio sello discográfico de punk. Seguramente no iba a pagar a otra persona para que lo hiciera ni podía pensar en otra persona con una mente creativa tan retorcida como la mía. Rápidamente descubrí que el collage era una forma rápida y divertida de reorganizar el material existente en mi propio “mensaje”. Una de las primeras cosas que hice fue crear un folleto con la sonrisa de Bill Clinton y lo hice de forma que levantara el dedo corazón. Esto fue innovador para mí como munición conceptual, pero no necesariamente como pieza de arte independiente. Esto me quitó mucha de la presión inflada que me pusieron todas las clases de arte que fracasaron y que sólo se centraban en copiar la disciplina en lugar de aprovechar realmente tu creatividad interior. Utiliza todo lo que puedas para decir lo que quieras.

¿Qué mensajes espera comunicar a su público, y cuál es el significado de ese mensaje en la actualidad? 

Quiero empoderar e inspirar a la gente para que luche contra la opresión.

Quiero intentar ser inclusiva y no ser excluyente en las cosas que hago.

Quiero seguir siendo libre en mi expresión y en mi forma de crear cosas.

Quiero que el público piense en lo que ve y en lo que significa para él.

En general, la sociedad está mucho más alineada con el espíritu punk hoy en día. La gente ya no confía en su gobierno ni en los funcionarios elegidos. Los civiles ven que son evidentes sinvergüenzas y mentirosos que sólo buscan votos, fingiendo su falsa compasión. Esta pequeña fracción de desequilibrio de riqueza insular se está desgastando mucho con la gente trabajadora del mundo. El punk sigue inspirando y definiendo este tipo de restablecimiento que necesitamos tan desesperadamente en los Estados Unidos de hoy. Lo que quiero decir es que todos tenemos la responsabilidad de permanecer vigilantes contra el fuerte nacionalismo y el fascismo que vuelve a estar de moda rápidamente.

¡La belleza diversa y en constante evolución del núcleo de la actitud punk es lo que hace que el “punk” sea punk!

No es sólo el aspecto, el sonido o el estilo de la música… es la actitud de “f**k you”, de rebelión con pinchos, tachuelas, cadenas y botas. Los imperdibles son geniales porque no tienen ningún valor en la sociedad. Son joyas sin valor al igual que los diamantes, el oro y otros minerales que tenemos en tan rara estima.  El punk siempre evolucionará y arreglará la mierda. El ethos del bricolaje es fundamentalmente inclusivo porque hay mucho voluntariado… y lo más gracioso es que no se puede realmente “Hacerlo uno mismo” ya que normalmente se necesita un pueblo para hacer que las cosas sucedan. Cuando salgo y me ofrezco como voluntario para Punks With Lunch* en las calles de West Oakland, la mayoría de la gente tiene miedo de salir de sus coches en estos barrios, sin embargo, me encuentro con personas sensibles, inteligentes, con talento, felices y hermosas que simplemente están abajo y fuera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *